Objetivos Institucionales

Nuestra Historia

La congregación de las HIJAS DE MARIA INMACULADA DE GUADALUPE, ha prestado sus servicios a la sociedad Atlacomulquense desde el 2 de febrero de 1911; los padres de familia preocupados por la educación de sus hijos y con el firme propósito de reforzar su catolicismo buscaron apoyo del cura Hilario Morales Parroco de Atlacomulco, quien intervino para que vinieran a este lugar un grupo de religiosas, con la consigna de establecer un colegio católico para niñas.

La peculiaridad y riqueza de la inspiración pedagógica de José Antonio Plancarte y Labastida, fundador de los Colegios Guadalupanos, es la funte primordial de donde brotan los principios y criterios de este Modelo Educativo, los cuales están en consonancia con las directrices que el Magisterio de la Iglesia, en materia de la Educación, ha señalado. El Colegio Plancarte A.C. Atlacomulco, forma parte de la Gran Familia Guadalupana-Plancartina, integrada por muchos otros Colegios, que atienden a miles de niñas (os) y jóvenes, a través de cientos de religiosas y maestros seglares.

Los miembros que formamos la Comunidad Educativa del Colegio Plancarte: personal directivo, personal docente, alumnas, alumnos, exalumnas, exalumnos, padres de familia, personal administrativo y de apoyo, debemos conocer el Modelo Educativo de la Institución, de tal manera no sólo sea luz para nuestras inteligencias, sino sobre todo, fuerza en el corazón para traducirlo en vida plena y fecunda. La Pastoral Educativa, ejercida con todo el profesionalismo que el escenario mundial nos plantea hoy, exige que se tenga todos los instrumentos necesarios para que el apostolado educativo sea una verdadera mediación en el proceso de la información de personas cristianas comprometidas.

 

OBJETIVOS INSTITUCIONALES

 

  • El Fin Principal del Colegio Plancarte A.C., de Atlacomulco es la educación cristiana de la niñez y juventud “para que vivan conscientemente como hijos de Dios”. Comprometidos en la extensión del reino.
  • El Colegio Plancarte de Atlacomulco, fiel al espíritu del Padre José Antonio Plancarte y Labastida y las orientaciones de la Iglesia, se esfuerza constantemente por realizar los objetivos trascendentales de las Instituciones Educativas Guadalupanas Plancartinas.
  • Hacer de nuestra Institución una gran familia, donde reine un ambiente animado por el espíritu evangélico de libertad y caridad.
  • Ayudar a que los alumnos, conforme avanzan en edad, adquieran tal madurez humana y cristiana, que, con el ejercicio de una vida ejemplar y sean fermento, salvador de la comunidad humana.
  • Ordenar la cultura humana según el mensaje de salvación de manera que la fe ilumine todos los conocimientos que los alumnos van adquiriendo del mundo, de la vida y del hombre.

 

La educación no podrá en esta perspectiva, constituir un mañana, sino un conjunto coordinado, en el que todos los sectores estarán estructuralmente integrados; será universalizada y continua, será desde el punto de vista de las personas, total y creadora, en consecuencia, individualizada y autodirigida. Será el soporte y animador de la cultura, así como el motor de la promoción profesional. Este movimiento es irresistible e irrevocable. Esta es la gran revolución cultural de nuestra época